El curioso caso de los perros suicidas de Parque España

Parque España

El Parque España se inauguró en noviembre de 1992, en tierras cedidas por la Municipalidad de Rosario como parte de las celebraciones del 500º aniversario de la Colonización Española en América, a orillas del Río Paraná.

Posee un Centro Cultural que se dedica especialmente a la difusión de las expresiones más contemporáneas del arte y la cultura iberoamericanos. Aunque la enorme popularidad de este lugar se debe a un hecho bastante confuso.

Los perros suicidas del Parque España

En Rosario buscan una explicación a un suceso que parece sacado de una mala película de ficción. Si bien hay distintas teorías, lo cierto es que no se sabe exactamente qué motiva a los caninos a saltar las barandas y caer al vacío cuando pasan por este lugar.

Muchas historias trágicas han obligado a los amantes de las mascotas a alertar en redes sociales sobre esta problemática. Algunos han tenido suerte y pudieron evitar que su perro saltara, pero se cree que más de 50 han perdido la vida tras una reacción pocas veces vista.

Hay un rincón del complejo que parece una terraza gigante. Se lo conoce como el Patio de los Cipreses. Por alguna misteriosa razón, los perros suben corriendo hasta ese sector, saltan la baranda y se lanzan al vacío. Pocos, generalmente si son pequeños, logran salvarse. Son varios metros de altura, en un insólito salto a una muerte casi segura.

Hay quienes lo atribuyen a una combinación de falta de experiencia de los animales con algún efecto visual o auditivo que se podría producir en la zona. La visión de los perros, desarrollada para la caza, tiene una finísima percepción de los movimientos, y un campo visual que puede superar los 240 grados (el humano es de 180).

Una de las teorías más fuertes, tiene que ver con su capacidad auditiva que, también, es ampliamente más sensible que la humana. Los perros que se tiraban desde el Parque de España, decían algunos especialistas, tal vez se veían atraídos por los movimientos de los pájaros o de embarcaciones en el río, y saltaban siguiendo un instinto, porque no podían ver lo que había del otro lado de las barandas.

También se dijo que la circulación del viento alrededor del Patio de los Cipreses podía provocar un silbido irresistible para los perros, y entonces se tiraban obedeciendo a una llamada incomprensible para las personas. Jamás se pudo comprobar ninguno de estos dichos. No obstante, según los entendidos, los perros son incapaces de decidir darse muerte de forma deliberada. 

En Facebook, un dueño que vio como su perra se lanzaba al vacío contó su experiencia: “¡ATENCIÓN, MUY IMPORTANTE PARA LOS QUE TIENEN PERROS!“, advierte. “Hoy pasé con mi perra por el parque España, subiendo las escalinatas, arriba de todo, del lado donde esta el río, mi perra estaba suelta. De repente vino corriendo de la nada y saltó el paredon de un metro aproximadamente“, cuenta.

Y cayó para mi lado y la pude agrarrar rapidamente. Fue terrible, ella no hace esas cosas, es super obediente”, aseguró su dueño en la publicación, todavía traumado por lo que había sucedido.

“Dicen que es por un ultrasonido que los atrae. No pasen nunca con su perro por ahí. Parece increible, pero me acaba de pasar hace unas horas y quedé muy mal por suerte puedo contar un final feliz que mi perra se salvó“, concluyó. ¿Para vos, a qué se debe este fenómeno sin respuesta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito

Sin destinos en reserva.