La iglesia de San Eustaquio en Vivorata, Buenos Aires


Por Alejandro Vergez, especial para Revista Latitud

Sobre un costado de la ruta, se deja ver una pequeña porción de la cúpula de una construcción de estilo gótico.
Al saltar la tranquera, se clavan los borcegos sobre la tierra húmeda, los pocos y tibios rayos de sol no lograron secar el rocío matinal.
A medida que avanzo, voy acomodando parámetros y haciendo obturaciones. El gorjeo y constante aleteo de las palomas al notar mi presencia, realmente me sobresalta. 

Eustaquio

Eustaquio

 

Las nubes corren y el cielo se oscurece, quedando grisáceo.
Pasando el arco de entrada de la iglesia, se torna difícil poder acostumbrarse a la mínima luz y es grande el desconcierto
que produce el nauseabundo olor a excremento de las aves.
Los pisos crujen, las paredes hieden, la escalera tiembla, y la única seguridad por momentos es que el cielo está allá arriba, sin poder ocultarse a través de los techos derruidos y derrumbados.
Una vez relevado todo el lugar, recién pude disfrutar las últimas luces del día y tomar dimensión de la situación vivida. Literalmente, a cada paso, una foto…

EustaquioEl modo de encarar este trabajo fue novedoso y gratificante para mí, porque quedó totalmente capturado el sentir y la primera impresión.
Una real toma directa en cada click.
Luego me enteraría que pisé maderas con una antigüedad de 109 años, que la iglesia fue levantada por la viuda en honor al dueño de la estancia, que se trasladó la cripta con los ataúdes del matrimonio luego de una gran inundación. Y que finalmente, a partir de allí se produjo el abandono total de la construcción.

Eustaquio

EustaquioIglesia San Eustaquio (1911)
Estancia La Micaela
Vivorata – Bs As

Facebook Alejandro Vergez

Instagram @luz_clara_fotografia





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Main Menu