La Revista Digital | numero 7 | Edición Abril 2021


Somos Latitud

La revista Latitud es un proyecto que nace en Buenos Aires, Argentina, de la mano de Enzo, de Respira Argentina y Fede, Trotador de Mundos, quien escribe.
Comenzamos algunos meses atrás con una idea concreta pero poco clara sobre una comunidad de viajeros.
Con el uso y el paso de los meses fue convirtiéndose en lo que es hoy en día, un canal abierto para que los viajeros experimentados compartan su historia con quienes están comenzando a armar la suya.

Si bien los que hacemos el formato, recopilación y promoción de esto somos nosotros, Enzo y Fede, son los viajeros, nuestros colaboradores, quienes le dan vida. Ellos son lo que además, marcan el horizonte hacia donde dirigirnos.
Este es el primer ejemplar de lo que esperamos sea el puntapié inicial de un perpetuo medio de comunicación, abierto y constante en nuestra comunidad de viajeros.
Se lo dedicamos con mucho afecto a todos los que, sin ningún interés más que el de ayudar, llevan adelante cada una de nuestras notas.

Volver…

Ser viajera es algo con lo que vine a este mundo. Desde que tengo memoria, mis padres siempre dijeron que, más que habitantes de un país, somos habitantes de la tierra. Seres cosmopolitas.
Visitar nuevos lugares, descubrir, experimentar, estar en constante movimiento de una parada a otra es mi mayor pasión.
Sé que frente a mí hay una gran cantidad de lugares que aún no he visto. Montañas que aún no he subido o unos mares que no he cruzado, sin embargo cada vez más a menudo tengo la extraña sensación de que el mundo se va haciendo más pequeño.
Empiezo a ver que algo que antes era una excepción hoy se vuelve cada vez más una regla, la contaminación. La naturaleza intenta resistir con su último aliento a la sombra de la basura.
Montones de desechos abandonados en hermosos bosques, ciudades saturadas de productos, océanos enteros envenenados con mercurio y plástico.
Veo que esta realidad llegó para quedarse y pienso entonces cuánto me gustaría viajar en el tiempo, volver al siglo VI o VII cuando la naturaleza aún era virgen. Imagino sentir en mis fosas nasales el aire cristalino de los bosques escandinavos. Me gustaría vivir viajando por un mundo donde en lugar de grandes metrópolis hay pequeños pueblos, y sobre todo ver cómo era la Tierra antes de ser tocada por el progreso tecnológico. ¿Cree que esta forma de viajar será posible algún día? No lo creo, mientras tanto limpio cada día la basura que encuentro en el camino, con la esperanza de que algún día nuestros nietos puedan viajar por ese mundo que alguna vez fue.

Ania Hess

 





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Main Menu