Punta Indio: la costa sobre el mar dulce


Punta Indio: la costa sobre el mar dulce

Por Barbi y Ema especial para Revista Latitud

Somos Barby y Ema, una pareja de jóvenes ingenieros de la UTN que comparten la pasión los viajes y la fotografía. Como vivimos y trabajamos en Buenos Aires, con su ritmo acelerado e intenso, cada tanto buscamos alguna escapada rápida para despejarnos de la rutina, no muy lejos de Capital Federal. Uno de esos fines de semana, tomamos un mapa y un punto situado hacia el sudeste sobresalía ligeramente de la costa del Rio de la Plata: Punta Indio. Tiempo atrás habíamos escuchado de esta localidad de entorno natural y apacible, con uno de los cielos estrellados más bonitos.

Se encuentra a 160 km de Buenos Aires, pegado a la ruta 11 y es turísticamente hablando, la localidad más importante del distrito homónimo. Es un poblado pequeño, con casas muy dispersas. Abunda la tranquilidad y el verde, la señal de internet es nula, por lo que estar allí es una Desconexión total. Los caminos de tierra se extienden de forma laberíntica, rodeados por árboles frondosos que los envuelven, creando bellos túneles. La rivera de Punta Indio está bañada por las aguas del Rio de la Plata, donde alternan extensos juncales, bajos acantilados barrosos y tramos de playa arenosa.

Al llegar, buscamos un lugar para acampar y reconocer la zona. Comenzamos por el muy concurrido Balneario El Pericón, al sur de la localidad. Tiene playas bonitas, una feria de artesanías, y el centro de información turística, donde pudimos conocer la historia del pueblo, hallazgos de fósiles y además nos invitaron a los eventos del siguiente fin de semana. 

La mayoría tienen un fin benéfico, y si es febrero se puede disfrutar del carnaval en versión local. En la zona, está el muy pintoresco monumento del Indio, hecho con hierros y materiales donados por los vecinos, como homenaje a los nativos querandíes que habitaron antes estas tierras.

En Punta Indio, viven aproximadamente 700 personas de manera estable, aunque ese número se incrementa los fines de semana y en temporada por el turismo. Es un pueblo pequeño, con restos de lo que fue su esplendor, allí permanece el Hotel Argentino que se construyó en 1934, con 74 habitaciones, 35 baños, salón restaurante de cocina internacional y casino privado. Han pasado por esos pasillos figuras de la política nacional y del espectáculo. Hay un mito que dice que allí se escondió oro nazi y que, incluso, estuvo escondido Adolfo Hitler. Sin embargo, hace ya varias décadas que el edificio no es un símbolo de la alta sociedad sino de la erosión costera. 

La zona es compleja a nivel climatológico, las sudestadas y temporales suceden a menudo y va en aumento por el cambio de las corrientes marinas y el crecimiento del río. Así, todo el apogeo y construcciones de hoteles lujosos de una época pasada quedaron a la deriva y fueron abandonados por el afán de la naturaleza cambiante. 

Punta Indio es hoy conocido por historias paranormales, como las que respectan al hotel Argentino y también barcos fantasmas ardiendo en el río o aviones cayendo en picada. Sólo quedan los restos de escombros y sus cimientos en ruinas, con los recuerdos de matices difusas con el tiempo.

El mar y el humedal intermareal de la zona, sometidos a la acción de las corrientes y el oleaje provocaron cambios evidentes a lo largo de los años sobre la costa. El espacio para caminar en la playa se vuelve angosto en algunas zonas, los juncales forman enormes médanos en otros sectores. Al recorrer la ciudad podrás encontrar caminos sin salida, calles que antes se dirigían a la costa hoy en retroceso por la erosión del agua. Hay árboles caídos, vencidos por el oleaje continuo, y es común ver palmeras sobresaliendo sobre un pequeño trozo de tierra, con muchas de sus raíces expuestas, resistiendo y adaptándose a la naturaleza de la zona. 

Punta Indio

Este particular comportamiento marino también trae consigo un ambiente ideal para la pesca, donde en algunas situaciones los peces quedan atrapados en piletones naturales, e incluso en los cercos de las casas. En otoño los Pejerreyes son numerosos, porque las sudestadas que se producen traen piezas buenas en cantidad y en calidad. En el verano se pueden encontrar Bagres de Mar, Moncholos, Lisas y otras especies. 

Muy cerca de allí , la Bahía de Samborombón seduce a los amantes de la espera por el pique con la posibilidad de capturar corvinas negras. 

Lo que hace único a Punta Indio es su mar de agua dulce, una rareza y la joya escondida de Buenos Aires. Su agua es de color oscuro por el sedimento propio del rio, pero no hay contaminación como en el resto de las playas del Rio de La Plata. Los juncos verdes se mueven con el movimiento del viento, mientras descansa sobre la arena la fauna escondida. Un pedacito de paraíso a tan solo 3 horas de viaje en auto. 

El camino más conveniente para ir es por la ruta 36, luego se debe girar en la ciudad de Verónica, y continuar unos 30 minutos hasta la costa. Antes de llegar al pueblo cruzarás con la Base Aeronaval Punta Indio, que se inauguró en 1925, como acción de estrategia de Argentina de defender la entrada al río de la Plata. 

Esta zona de la costa se encuentra protegida dentro de la Reserva de la Biosfera Parque Costero del Sur, declarada por Unesco como Reserva Mundial de Biosfera. El Parque se extiende por los partidos de Magdalena y Punta Indio, 70 km de largo por un ancho de 5km promedio. 

El ingreso es gratuito, y en los alrededores de la localidad existen varios senderos que la recorren. Estos se interceptan en un bello mirador central, una torre construida con troncos que se eleva en medio de la vegetación. Tiene capacidad para dos personas, y desde allí se aprecia la extensa llanura arbolada sin fin. 

Punta Indio

Allí podrás ver árboles del bosque: Tala, coronillo, sombra de toro, tabanero o molle, y animales como: gaviotas, garzas, chorlos, teros, cigüeñas, chajaes, cardenal, zorro gris, chimangos, caranchos, gavilanes, tucu tucus, lagartos y culebras. La mariposa bandera, así llamada por el color de sus alas albicelestes, puebla también estos caminos. El sendero es magnífico, la vegetación exuberante te lleva a otra realidad. El contacto directo con la naturaleza y su belleza simplemente cumplen con lo esperado: relajarse y disfrutar. Un lugar obligatorio para la agenda sin duda. 

Punta Indio

El atardecer se acercaba, volvimos al auto y con el mate bajo el brazo, nos dirigimos a la playa norte. Allí, las aguas son poco profundas y uno puede adentrarse cientos de metros sin que el agua llegue a tus rodillas. La marea comenzaba a subir, uniendo la multitud de pequeños charcos. En la zona crecen muchos juntos, era el atardecer y el crepúsculo nos regaló algunas nubes que pintaban el cielo en colores. Tomamos la cámara y jugamos con las suaves olas, los juncos agitados por la brisa, y los colores del atardecer. 

Desde allí fuimos a un festival local, cenamos y escuchamos música hasta que fuera la hora donde la luna se ocultara. 

Punta Indio

La noche silenciosa y oscura se llenó de estrellas, se podían ver con facilidad los planetas y las constelaciones. No había nubosidad y el viento cesó, la noche era perfecta. En la oscuridad y con complicidad comenzamos a configurar los parámetros de nuestra cámara para plasmar con ella ese cielo increíble que veíamos tan claramente. Los ruidos en los arbustos y todas esas historias de fantasmas no nos acobardaron. Caminamos entre la vegetación del paraje, buscando alejarnos cada vez más de la contaminación lumínica. Un árbol nos encontró en el camino del encuentro de la vista con la vía láctea, su esplendor y el realce de luces a lo lejos sobre el mar era lo que buscamos. Luego nos quedamos en el pasto, acostados mirando el cielo, buscando alguna estrella fugaz, anonadados por tanta magnificencia. 

Punta Indio

Pronto el amanecer iluminó lentamente el mar y su oleaje. El sol de color rojo furioso coloreó el agua hasta el horizonte. Las voces que habíamos oído horas atrás no estaban, la fiesta en la playa había terminado, éramos los únicos en la costa. 

Volvimos al camping, dormimos un poco y comenzamos nuestro camino a casa con la mirada brillosa y una sonrisa en el rostro. Para nosotros todo eso fue una maravillosa felicidad. Habíamos descubierto un nuevo lugar, cercano y pacífico, donde poder respirar aire puro y estar juntos en la naturaleza.

Punta Indio

 

Barby y Ema

 

Instagram: https://instagram.com/travel.couple.engineer

Facebook: https://www.facebook.com/EmayBarby

Gmail: travel.couple.[email protected]

 





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Main Menu