San Juan ofrece al turismo aventuras, vino, olivas, deportes y religión

Foto archivo
Foto archivo.

La provincia de San Juan, al noroeste de la región de Cuyo, con su clima seco y muy agradable en otoño y primavera, de temperaturas cálidas ideales para la vida al aire libre, ofrece al turista que la visita una multiplicidad de actividades entre las que se destacan la aventura, las rutas gastronómicas, del vino y el olivo, el turismo religioso, el astronómico, cultural y deportivo.

El principal ícono de la provincia es el Parque Provincial Ischigualasto, en el departamento Valle Fértil en el este provincial y a 250 kilómetros de la ciudad Capital, donde se encuentra el Valle de la Luna, que reúne diariamente visitantes de distintos países del mundo.

Es un paisaje de extrema complejidad, por sectores con un gran parecido al suelo lunar y con formaciones milenarias producto del viento y las lluvias que van mutando a medida que pasa el tiempo, y que fue en los comienzos de la historia el hogar de dinosaurios y especies que aún se están descubriendo en campañas de investigación paleontológica.

Cuenta con un centro de interpretación, un museo y una discreta oferta gastronómica.

El turismo rural, acompañado de la aventura, se sitúa en departamentos cordilleranos como Iglesia y Calingasta, donde se practica andinismo, escalamiento y deportes acuáticos como en kitesurf en el Dique Cuesta del Viento.

En Calingasta y su principalidad localidad Barreal, la cercanía de las montañas nevadas y el acceso al Cerro Mercedario, que es el segundo pico de América después del Aconcagua, se ha transformado en un centro obligado para andinistas y aventureros de la montaña.

Desde allí parten en el verano, a lomo de mula, expediciones que llegan hasta el límite con Chile, atravesando bellísimos valles y quebradas entre ríos de montaña.

Foto archivo
Foto archivo.

También en Barreal, la Pampa de «El Leoncido», un enorme lago seco en medio de la cordillera andina, se utiliza para la prueba motos de carrera y se practica el carrovelismo, con carros de tres ruedas y extensas velas que arrastra el viento, una experiencia inolvidable para los amantes de la velocidad.

En la misma localidad brilla el turismo astronómico, con dos grandes observatorios ubicados en la «Estancia El Leoncito», un lugar entre montañas elegido porque anualmente se contabilizan mas de 300 noches estrelladas.

Por su ubicación, el Complejo Astronómico El Leoncito, con uno de los telescopios más grandes del cono sur americano y la Estación de Altura Carlos Ulrico Cesco, no tienen contaminación lumínica y las observaciones del cielo les han permitido hacer numerosos descubrimientos en el firmamento.

En el norte provincial, el departamento de Jáchal se ha erigido como Cuna de la Tradición, donde se celebra en noviembre la Fiesta Nacional de la Tradición y que tiene habitualmente festivales folclóricos muy convocantes con artistas nacionales.

Mas cercano a la capital, los diques ubicados a la vera de la «Ruta Interlagos» de reciente construcción, ofrece trekking, mountanin bike y endurismo en motos por las montañas, observando el maravilloso paisaje de los cerros y los lagos construidos por el hombre.

En el agua hay pesca deportiva, kayak, motos de agua, clases de buceo, lanchas y catamaranes para pasear y conocer su entorno, además de excursiones guiadas.

En las zonas productivas de San Juan, se destacan la Ruta del Vino y la Ruta del Olivo, compuestas por bodegas boutique, champagneras y vinos de altura, así como establecimientos modelo donde se producen aceites de oliva Premium y aceitunas para consumo en fresco de alta calidad.

En los últimos tiempos y con el desarrollo de emprendimientos privados, también se incluye en la oferta turística nocturna, la Ruta de la Cerveza Artesanal, compuesta por bares en la Capital y los departamentos aledaños.

Otra de las atracciones es el turismo de eventos deportivos, que en los últimos tiempos se acrecentó en San Juan, con carreras de motos de nivel mundial, automovilismo de diversas categorías nacionales, ciclismo con figuras internacionales y los partidos de la selección nacional de fútbol, de Los Pumas y de torneos nacionales, de los que se llegaron a disputar atractivas finales.

Foto archivo
Foto archivo.

Otro de los íconos del turismo de San Juan, es el Santuario Difunta Correa, lugar ubicado en la localidad de Vallecito en el departamento de Caucete, a unos 60 kilómetros al este de la capital, donde fue encontrada sin vida Deolinda Correa, pero aun amamantando a su hijo, en el siglo 18 y a quien argentinos y vecinos de otros países de la región le adjudican ser muy milagrosa.

En las escalinatas que llevan hasta la sepultura de la difunta pueden verse escenas desgarradoras de promesantes que en Semana Santa llegan hasta el lugar a pie y suben las escalinatas arrastrándose o de rodillas, emulando la epopeya de Deolinda, que caminaba hacia La Rioja en busca de su marido reclutado por las tropas federales en la guerra civil argentina.

En materia de turismo religioso, un destino de gran convocatoria el primero de mayo y el 4 de diciembre es la localidad de Mogna, en el norte provincial camino a Jáchal, donde una imagen de la virgen de Santa Bárbara fue entronizada en el siglo 19 y cuenta con mucha predilección.

En tanto que en el departamento San Martín, se erige un monumento a San Ceferino Namuncurá alrededor del cual se construyó un importante complejo turístico.

Gastronomía

La oferta gastronómica es muy variada, donde la estrella es el corte vacuno bautizado como ‘punta de espalda’, que no se comercializa en otras ciudades del país, y que puede ser a la llama, a la parrilla y hasta rellena, y es un manjar que se comparte con buen vino sanjuanino y ensaladas de verduras crudas.

Los sanguches de jamón crudo, las empanadas el machacado, tomaticán, puchero, la carbonada, la humita, pastel de choclo, el chivo, locro de choclo, los niños envueltos, conejo a la cacerola y la cazuela completan el cuadro de comidas típicas.

En las bodegas y algunos restoranes de lujo ubicados fuera de la capital, hay servicios de cuatro y cinco pasos con platos gourmet cuyos precios rondan los 3.000 y los 6.000 pesos.

Hotelería

La capacidad hotelera de San Juan está en permanente expansión y en la ciudad hay un hotel de 5 estrellas, dos de 4, una treintena de menor calificación y hostels.

Los precios de las habitaciones varían según su categoría entre los 12.000 y los 3.000 pesos, y en los departamentos alejados hay complejos de cabañas que se pueden conseguir entre los 6.000 y los 10.000 pesos para cuatro personas.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Main Menu