Siem Reap y los fabulosos templos de Angkor


Siem Reap y los fabulosos templos de Angkor

Por Federico Petrocco especial para revista latitud

Las ruinas de un gran imperio que emergen desde el corazón de la jungla. Un monumental conjunto de edificios, esculturas y relieves que revelan la historia de dos culturas y al mismo tiempo el mayor templo que jamás haya sido construido por el hombre.

Los templos de Angkor son, a mi criterio, el conjunto arqueológico más fantástico que hasta el momento he tenido la suerte de conocer. Se los considera, de echo, como uno de los veinte más importantes del mundo.

Se la conoce como Angkor Wat, que en idioma jemer significa ciudad del templo. El nombre hace referencia en realidad solo a el templo principal, aunque en la jerga general se llama así a toda el área.
El complejo arqueológico de Angkor se encuentra en la cercanía de la ciudad de Siem Reap, en el noroeste de Cambodia.
Perteneció al imperio Jemer, un poderoso reino que dominó gran parte del sudeste asiático entre el año 802 y 1431.
A excepción del templo principal, que siempre estuvo habitado, esta ciudad se mantuvo perdida desde el siglo XV hasta finales del siglo XIX, cuando comenzó revelarse desde el centro de esta espesa selva asiática.
En 1992 fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO y desde allí comenzó una constante restauración, que hasta la fecha sigue en marcha.

Siem Reap

El templo de Angkor Wat

Este templo Hinduista, el mas grande del mundo por cierto, tiene una historia especial.
Fue construido y dedicado en sus inicios al dios Visnú y ocupó el centro político y religioso durante el primer periodo del imperio Jemer.
Desde su creación y mientras dura el mandato del rey Jayavarman VIII fue un templo Hinduista. sin embargo, en 1295 este fue sucedido por Sridravarman, quien cambió la religión del imperio a el Budismo nuevamente.
Al paso de la historia, el decaimiento del imperio Jemer fue llevando al abandono de los templos, dejándolos a merced de la jungla. No fue así el caso de Angkor Wat, ya que fue el único que los monjes budistas eligieron proteger hasta la actualidad.
Lo que hace especial a este templo por sobre los demás, además de su tamaño es que no requirió restauraciones arqueológicas complejas como sus pares.

Siem Reap

¿Cómo recorrerlo?

La visita a los templos de Angkor se hace de la siguiente manera. En principio debemos elegir cuántos días vemos a dedicarle, puesto que de esto depende el ticket de ingreso que debemos sacar, y por supuesto el valor también.
Existen 3 tipos de entrada, de 1, 3 y 7 días. La visita a Siem Reap es de paso y sólo si se quiere ver lo básico con el boleto de 1 día bastará. Sin embargo, si se quiere recorrer a fondo los templos, incluso los secundarios, será sumamente necesario sacar por lo menos el pase de 3 días.
El pase de un día cuesta a la fecha 37 usd, el de tres, 62 USD y el de una semana 72 usd.
Lo siguiente a tener en cuenta es como vamos a recorrer sus 200 km2. Por supuesto que, salvo que visitemos el lugar por un largo periodo y con fines de investigación, no llegaremos a completar esa distancia, pero si sirve como referencia para entender las dimensiones del lugar.
En una visita de unos 3 días no se suelen recorrer más de 50 km de los caminos del predio.
Parte del recorrido se puede hacer caminando los templos principales que están a una distancia considerable pero posible para pies entrenados.
Otra opción para hacerlo por cuenta propia es alquilar una bicicleta o moto eléctrica y recorrerlo a tu propio ritmo.
Las últimas tres opciones, las de menos exigencia, son alquilar un rickshaw, moto rickshaw o un auto con chófer. Los dos primeros servicios se ofrecen en todos los accesos al predio, con precios regateables, mientras que la tercer opción suele ser la ofrecida por las agencias en paquetes internacionales.
Respecto al tiempo de apertura podría decirse que esta dispuesto por el sol, ya que se contempla que los visitantes puedan visitarlo desde el amanecer hasta el ocaso. Generalmente es de 5 a 17 hs. Aunque puede variar.

Siem Reap

Siem Reap

La ciudad base para visitar el complejo arqueológico es Siem Reap, al noroeste del país, y funciona casi con exclusividad en torno al turista que visita los templos de Angkor. Puede entenderse a simple vista que está ciudad fue inventada en torno a estos templos. En ella se puede encontrar una increíble variedad de hoteles y, por supuesto, servicios para viajeros.
Los precios de los hoteles suelen ser muy económicos, en relación al tipo de servicio que ofrecen. Por ejemplo, se puede encontrar un hotel de categoría 3 o 4 estrellas con pileta por 25 usd la noche en habitación doble.
El epicentro del turismo, y de la vida nocturna por sobre todo, es la calle Pub (Pub Street). Aquí podremos encontrar una infinidad de opciones gastronómicas de lo más variadas, tanto en precio como en calidad. Algunos de estos lugares tienen música en vivo, karaoke y hasta espacios donde bailar.
Siem Reap es también el paraíso de las artesanías en serie. En los laterales de la línea gastronómica se encuentran las ferias de “artesanías locales”. Aquí podremos encontrar tallados de madera, pinturas, vasijas, tejidos, especias y hasta algunas antigüedades.
Estos mercados son tan laberínticos y tienen tantas cosas juntas que uno puede pasar dos veces por el mismo lugar sin notar haber estado.
Como en todo mercado asiático, los precios comienzan un poco elevados y van bajando en la medida que uno los regatea.

angkor wat

Gastronomía

No se si los sabores de Siem Reap sean ancestrales y originales de su cultura o simplemente creados para atraer al turista, lo que si es seguro es que en cada menú hay algo especial para cada paladar.
Los menos atrevidos podrán encontrar con facilidad pizzerías, hamburgueserías o lugares que ofrezcan platos típicos de occidente, en cambio los amantes de la gastronomía asiática podrán encontrar entre sus opciones, por lo menos un representante de cada país importante de la región.
Ahora bien, quienes quieran degustar un sabor un poco menos común, algo más exótico, también encontraran su sitio en Siem Reap. Algunos restaurantes y puestos callejeros ofrecen desde insectos hasta carne de cocodrilo o canguro.
Como podrán ver, visitar Siem Reap es toda una aventura por donde se la mire. Un verdadero viaje de descubrimientos como los que hacían los viajeros de hace dos siglos atrás, pero con las comodidades de los tiempo modernos y, lo mejor de todo, accesible para todos.

Los templos más relevantes.

El complejo arqueológico tiene más de lo que uno puede llegar a conocer en un viaje promedio; Por esto es que creo conveniente delinear un recorrido con los templo que se más se destacan, los infaltables.
La visita sugerida se divide en dos recorridos, uno llamado circuito corto y el otro circuito largo.
El circuito corto, es un poco más extenso de lo que su nombre indica, sin embargo es posible hacerlo caminando por completo.
En este recorrido uno puede visitar los templos de Ta Prohm Kei, Bakheng, Bayon (con todos sus anexos), Ta Keo, Ta Prohm, Banteay Kdei y Kraven, además del templo principal de Angkor Wat

El circuito largo es algo así como una ampliación del anterior. Abarca lo principal de lo que se visita en el circuito corto y extiende su recorrido hacia Preah Khan, donde se podrá visitar además Tonie Sngout, Banteay Prel, Krol Ko, Ta Som y Pre Rum. Se pasa en el medio tambien por el Mebón Oriental. Por su extensión, este circuito no está diseñado para hacerlo caminando, por lo que será conveniente alquilar una bicicleta, una moto eléctrica o un rickshaw con chófer.
Analizaremos ahora las características principales de cada una de estas maravillas de la arquitectura Jemer.

Siem Reap

BAYON

El corazón de Angkor Thom es el templo de Bayón. Los viajeros lo conocen como el templo de las caras, ya que su principal característica son 200 rostros de expresión sonriente tallados en sus 54 torres de piedra grisácea.
La antigua impronta imperial se deja sentir cuando el viajero recorre su interior o asciende a la terraza en busca de sus caras gigantes.
Según cuentan algunos locales, estos rostros representan la serenidad de Buda.
Este templo es, a mi criterio, la perfecta representación de la cultura Jemer. Es además la principal atracción del área de Angkor Thom.

BAPHUON

Otra de las maravillas de Angkor Thom es Baphuon, un inmenso templo de 25 metros culturalmente compartido entre el Hinduismo y el Budismo, por supuesto, en diferentes períodos.
Su base parece interminable, y demuestra con facilidad la grandeza que debió tener este imperio Indochino.

Siem Reap

PHNOM BAKHENG

Este impresionante templo se caracteriza por su tamaño y locación, ya que se encuentra en medio de la selva. Además gracias a su altura es una de los puntos claves para contemplar el paisaje de manera
panorámica.
Si se lo visita al ocaso, sus 108 torres piramidales crean una atmósfera mística como pocas en el mundo.

TA PROHM

El más buscado entre los turistas que visitan Siem Reap. Este magnífico templo Budista tiene la magia propia de la naturalidad del paso del tiempo, ya que intencionalmente no fue restaurado, como muestra del estado original en el que se lo encontró.
Por otro lado tiene el valor agregado de haber sido locación de la película Tomb Ryder, protagonizada por Angelina Jolie.
Sobre su estructura se posa un enorme árbol que lo enrosca con sus raíces como si fuera parte de si misma.

angkor wat

BAKSEI CHAMKRONG

Un pequeño pero atractivo templo budista dedicado a Shiva. Con sus 15 metros de altura esta estructura piramidal tiene la particularidad de haber sido una de las primeras construidas con ladrillo.

PREAH KHAN

Su nombre significa espalda real en idioma camboyano. En su apogeo este templo fue más bien una ciudad, ya que en los límites de sus muros habitaron unas 100.000 personas. El complejo estaba compuesto por edificios de servicios sociales, además de los abocados al culto.
Su estado de conservación es similar a Ta Prohm, “al nutural” . Resulta interesante perderse entre los bloques de piedra volcados y sus paredes verdosas.

angkor wat

NEAK PEAN

Algo diferente al resto. Se trata de un templo Budista ubicado en el centro de un pequeño lago artificial. No es tan popular y pasa desapercibido con facilidad, sin embargo puede resultar como un lugar predilecto para un descanso intermedio.

SRAH SRANG

Este es uno de los mejores puntos panorámicos donde contemplar el rojizo atardecer. Es un lago artificial rectangular de 700 metros de largo por unos 350 de ancho, una enormidad.
Una especie de muelle de piedra se extiende desde uno de sus laterales, con dos leones a su lado custodiando la caída del sol.
Este lugar es para mí una de las mejores paradas fotográficas.

Siem Reap

BANTEAY KDEI

Visto en perspectiva es uno de los complejos más fascinantes. Se presenta ante el viajero como un verdadero mundo inexplorado, como un testimonio de una monumental civilización antigua.
Muy poco se sabe todavía sobre este templo y sus anexos, lo que si es posible precisar que perteneció al culto budista.

BAKONG

Similar a Angkor Wat pero de menor envergadura. Es uno de los más antigüos de su tipo y, como casi todos, fue dedicado al dios Shiva.
Debido a sus dimensiones este templo reclama al viajero una inversión de tiempo un poco mayor a otros de la zona.

Estos son solo algunos de los templos que el complejo de Angkor aloja en sus más de 200 Km2, testimonio de una civilización que supo dominar el sudeste asiatico durante casi 6 de los siglos de nuestra Era.
Sus paredes relatan historias que ponen en contexto lo aprenndido de nuestra propia cultura.
Sin lugar a duda, Los templos de Angkor son una de las grandes maravillas no declaradas del mundo moderno, motivo más que suficiente para visitar Cambodia.

angkor wat

Federico.





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Main Menu