Trekking en familia a la Laguna Capri en El Chalten.


Luego de casi tres horas de caminata (solo de ida) con Ema, con Vicky y Lucía (en la panza de mamá), finalmente llegamos hasta Laguna Capri, para conocer el Fitz Roy, en El Chalten. Aquí les contamos nuestra experiencia.

El sendero hacia la laguna comienza sobre el final de Calle San Martin, uno de los límites del pueblo. Es el mismo que conduce al Fitz Roy pero hasta la laguna hay solo 4 km. Si no quieren caminar hasta el acceso porque están alojados lejos del sector, pueden llegar en vehículo y dejar el auto aquí, ya que hay un estacionamiento.

Luego de organizarnos, colocar las cosas necesarias en la mochila, finalmente ingresamos al sendero. Si quieren tener un poco de info para el camino, al ingresar encontrarán un gran cartel con el mapa e información útil sobre el sendero en particular y los senderos en general.

El primer kilómetro de la senda transita por una pendiente algo pronunciada, hasta llegar al «Mirador Río de las Vueltas», un balcón natural hacia una espectacular vista del valle. Debo confesar que este primer kilómetro nos dejó sin aliento.

Pero no se desanimen, descansen cuando sea necesario, luego el camino se torna más tranqui y verdaderamente se disfruta mucho, claro que uno tiene en la cabeza llegar, pero les recomiendo que disfruten el camino y en todo caso que la foto del final, sea la frutilla del postre.

El segundo kilómetro de esta caminata es de menor pendiente que el primero, mientras se gana altura por el faldeo occidental del valle del río De las Vueltas, con una vista panorámica del cordón Los Cóndores.

El sendero está bien señalizado, si seguis por la zona delimitada no hay como perderse. A medida que se avanzamos, fuimos encontrando carteles que indicaban en que kilómetro estabamos del sendero, lo que nos brindaba una orientación de cuanto nos faltaba para llegar a la laguna.

A medida que avanzas los ñires comienzan a ser cada vez mas numerosos. Al llegar al kilómetro 2, te encontrarás rodeado de lengas cada vez más altas, algo piola, sobre todo si te toca un día de viento, porque te dará un poco de reparo.

A poco de comenzar el tercer kilómetro, verás un cartel que indica la bifurcación hacia la Laguna Capri (hacia la izquierda) y la contiunación hacia el Mirador Fitz Roy y Laguna De los Tres. Este sitio es a su vez un punto de encuentro dentro de la red de senderos autoguiados del Parque Nacional.

El último tramo del sendero deja ver los cerros detrás de la arboleda, mientras comienza el descenso hacia la laguna.

Desde la orilla de la laguna tendrás una fantástica vista del cerro Chaltén o Fitz Roy y sus agujas periféricas, un sitio que invita a quedarse a contemplar una de las postales clásicas de El Chaltén.

Desde allí puedes regresar al pueblo o continuar unos pasos más bordeando la laguna hasta llegar al Campamento base Laguna Capri y en el camino podrán observar el glaciar colgante del Fitz Roy.

Si tienen unos minutos extras, no duden en regresar hasta la bifurcación y caminar hacia el «Mirador Fitz Roy», un punto panorámico con un cartel que permite interpretar la montaña y el glaciar.

Conclusiones finales y tips

Es una actividad gratuita, como la gran mayoría en el destino. Se puede hacer en familia, queda demostrado, no es necesario tener entrenamiento (nosotros no lo tenemos). Ema con casi cuatro años subió y bajó caminando. Vicky con la panza (cinco meses), pudo subir sin problemas (consultamos a la doctora antes de viajar).

Es recomendable y les sugiero llevar ropa y calzado cómodo, algo de abrigo porque el aire fresco te líquida, buzo, polera térmica, por suerte mis amigos de @nikelcipolletti me dieron la ropa necesaria para poder realmente disfrutarlo, agua (que luego podes recargar en un arroyito) y memoria extra en el teléfono o cámara de fotos porque la vas a necesitar.

Ideal para un picnic, hay un lugar para acampe pero les recomiendo consultar antes, para saber las épocas disponibles para hacerlo. Vuelvan con toda la basura que generan, seamos turistas responsables 🙏.

Muchas veces me preguntan si se puede con niños… por las distancias, las trepadas, el calor, etc. Y la respuesta es «Si se puede», aunque suena a slogan político.

La clave está en no volverse loco. Si el cartel dice que elnsendero se hace en 2 horas, olvídense de esos tiempos. Nosotros siempre le sumamos 2 horas más y así manejamos los tiempos para iniciar la actividad. Manejen sus propias tiempos dentro de los márgenes que exigen muchas veces entre apertura y cierre del sendero.

Nosotros paramos las veces que sea necesario, tomamos agua, sacamos fotos, Ema juega en el camino y seguimos. No es una carrera contra nadie. Disfruten el paisaje, el camino, la experiencia es completa, no se queden solo con la foto del final.

En breve se viene el video!

Recibí las notas del blog en el momento que salen:

Por Telegram https://t.me/viajoconvos

Recibí notificaciones de cada video nuevo en Youtube https://www.youtube.com/viajoconvostravel?sub_confirmation=1





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Main Menu